Black Sabbath -War Pigs by El Contubernio
enero 31, 2009, 8:25 am
Filed under: > > Fondo Documental, > Música

Generals gathered in their masses
Just like witches at black masses
Evil minds that plot destruction
Sorcerers of deaths construction
In the fields the bodies burning
As the war machine keeps turning
Death and hatred to mankind
Poisoning their brainwashed minds, oh lord yeah!

Politicians hide themselves away
They only started the war
Why should they go out to fight?
They leave that role to the poor

Time will tell on their power minds
Making war just for fun
Treating people just like pawns in chess
Wait till their judgement day comes, yeah!

Now in darkness, world stops turning
As the war machine keeps burning
No more war pigs of the power
Hand of God has sturck the hour
Day of judgement, God is calling
On their knees, the war pigs crawling
Begging mercy for their sins
Satan, laughing, spreads his wings
All right now!

Cerdos de la Guerra

Los generales concentraron a sus tropas
como brujas en misas negras.
Mentes enfermas que traman destrucción.
Brujos de la construcción de la muerte.
En los campos hay cuerpos quemándose
mientras la máquina de guerra sigue rodando.
Muerte y odio a la humanidad
envenenan sus lavados cerebros.
¡Oh, Señor, sí!

Los políticos se ocultan lejos.
Ellos sólo empezaron la guerra,
¿por qué deberían salir a luchar?
Ese papel lo dejan para los pobres.
El tiempo dirá sobre sus deseos de poder.
Hacen la guerra sólo por diversión.
Tratan a la gente como peones de ajedrez.
Espera a que llegue su Día del Juicio Final. ¡Sí!

Ahora en la oscuridad, el mundo cesa de girar.
Cenizas donde sus cuerpos ardían.
No más cerdos de la guerra en el poder.
Y como Dios ha marcado la hora
del Juicio Final, Dios os reclama.
Los cerdos de la guerra se arrastran de rodillas
suplicando piedad por sus pecados.
Satanás, riendo, se frota las manos.
¡Oh, Señor, sí!
Anuncios


Si los tiburones fuesen hombres – Bertolt Bretch by El Contubernio
enero 30, 2009, 9:57 am
Filed under: > > Fondo Documental, > Cuentos y Relatos, * Bretch Bertolt

[…]

-Si los tiburones fueran hombres –preguntó al señor K la hija pequeña de su patrona–, se portarían mejor con los pececitos?

-Claro que sí –respondió el señor K–. Si los tiburones fueran hombres, harían construir en el mar cajas enormes para los pececitos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto plantas como materias animales. Se preocuparían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca y adoptarían todo tipo de medidas sanitarias. Si, por ejemplo, un pececito se lastimase una aleta, en seguida se la vendarían de modo que el pececito no se les muriera prematuramente a los tiburones.

Para que los pececitos no se pusieran tristes habría, de cuando en cuando, grandes fiestas acuáticas, pues los pececitos alegres tienen mejor sabor que los tristes. También habría escuelas en el interior de las cajas. En esas escuelas se enseñaría a los pececitos a entrar en las fauces de los tiburones. Estos necesitarían tener nociones de geografía para localizar mejor a los grandes tiburones, que andan por ahí holgazaneando. Lo principal sería, naturalmente, la formación moral de los pececitos. Se les enseñaría que no hay nada más grande ni más hermoso para un pececito que sacrificarse con alegría; también se les enseñaría a tener fe en los tiburones, y a creerles cuando les dijesen que ellos ya se ocupan de forjarles un hermoso porvenir. Se les daría a entender que ese porvenir que se les auguraba sólo estaría asegurado si aprendían a obedecer. Los pececillos deberían guardarse bien de las bajas pasiones, así como de cualquier inclinación materialista, egoísta o marxista. Si algún pececillo mostrase semejantes tendencias, sus compañeros deberían comunicarlo inmediatamente a los tiburones.

Si los tiburones fueran hombres, se harían naturalmente la guerra entre sí para conquistar cajas y pececillos ajenos. Además, cada tiburón obligaría a sus propios pececillos a combatir en esas guerras. Cada tiburón enseñaría a sus pececillos que entre ellos y los pececillos de otros tiburones existe una enorme diferencia. Si bien todos los pececillos son mudos, proclamarían, lo cierto es que callan en idiomas muy distintos y por eso jamás logran entenderse. A cada pececillo que matase en una guerra a un par de pececillos enemigos, de esos que callan en otro idioma, se les concedería una medalla al coraje y se le otorgaría además el titulo de héroe. Si los tiburones fueran hombres, tendrían también su arte. Habría hermosos cuadros en los que se representarían los dientes de los tiburones en colores maravillosos, y sus fauces como puros jardines de recreo en los que da gusto retozar. Los teatros del fondo del mar mostrarían a heroicos pececillos entrando entusiasmados en las fauces de los tiburones, y la música sería tan bella que, a sus sones, arrullados por los pensamientos más deliciosos, como en un ensueño, los pececillos se precipitarían en tropel, precedidos por la banda, dentro de esas fauces. Habría asimismo una religión, si los tiburones fueran hombres. Esa religión enseñaría que la verdadera vida comienza para los pececillos en el estómago de los tiburones. Además, si los tiburones fueran hombres, los pececillos dejarían de ser todos iguales como lo son ahora. Algunos ocuparían ciertos cargos, lo que los colocaría por encima de los demás. A aquellos pececillos que fueran un poco más grandes se les permitiría incluso tragarse a los más pequeños.

Los tiburones verían esta práctica con agrado, pues les proporcionaría mayores bocados. Los pececillos más gordos, que serían los que ocupasen ciertos puestos, se encargarían de mantener el orden entre los demás pececillos y se harían maestros u oficiales, ingenieros especializados en la construcción de cajas, etcétera. En resumen: si los tiburones fueran hombres, en el mar habría por fin una cultura.

[…]

Historias de Almanaque. Berlín, 1949. Ed. Alianza. Barcelona (España), 1975.



¿Hasta cuándo? – Eduardo Galeano by El Contubernio
enero 29, 2009, 7:24 am
Filed under: > > Fondo Documental, > Textos, * Galeano, Eduardo

 

La impunidad podría resultar asombrosa si no fuera costumbre. Algunas tímidas protestas dicen que hubo errores. ¿Hasta cuándo los horrores se seguirán llamando errores?

Esta carnicería de civiles se desató a partir del secuestro de un soldado. ¿Hasta cuándo el secuestro de un soldado israelí podrá justificar el secuestro de la soberanía palestina? ¿Hasta cuándo el secuestro de dos soldados israelíes podrá justificar el secuestro del Líbano entero? La cacería de judíos fue, durante siglos, el deporte preferido de los europeos.

Sigue leyendo



Los movimientos sociales entran en el siglo veintiuno by El Contubernio
enero 28, 2009, 4:36 pm
Filed under: > > Fondo Documental, > Textos, * Tilly, Charles | Etiquetas: ,

De Charles Tilly

Este artículo pretende, a partir de un estudio de caso significativo (las movilizaciones en las calles de Filipinas en 2001), indagar en la forma en que las nuevas tecnologías de la comunicación interactúan con las nuevas tácticas y formas de organización de los movimientos sociales, estudiar sus efectos sobre éstos, así como analizar los cambios que pudieran haberse producido en la internacionalización de los movimientos sociales a comienzos del siglo veintiuno.

Tilly destaca, entre los efectos de los cambios que están sufriendo los movimientos sociales, el importante componente selectivo que introducen las tecnologías. Es decir, el incremento de la desigualdad respecto a la participación.

Descargar: Los movimientos sociales entran en el siglo veintiuno

 



Cuervo Ingenuo by El Contubernio
enero 26, 2009, 1:27 pm
Filed under: > > Fondo Documental, > Música, * Krahe, Javier | Etiquetas:

Canción protesta compuesta por Javier Krahe (interpreta junto a Joaquín Sabina) durante los años ochenta. La canción critica el cambio que dio el PSOE, y en concreto Felipe González, respecto a la entrada de España en la OTAN, así como los abusos policiales, el aumento del paro,el excesivo gasto militar de los gobiernos socialistas… 



Dumpster diving -Jeff Shantz by El Contubernio

Habitando en un tiempo de consumismo masivo, el ‘Dumpster diving’ (buceo de contenedores?–llamado sin exactamente serlo reciclaje) surge como una praxis política del anarquismo y una estrategia de lucha clave en base al consumo crítico. En la ‘sociedad del desperdicio’, esta práctica aparece como un ejemplo de ‘gift economy’, eje de un modelo de vida que se quiere alejar del modelo de oferta y demanda, basandose en ayuda mutua, reducción de la compra y re-utilización (y utilización de productos inutilizados desechados). También considerado como un hecho de ‘propaganda por los hechos’, se reutiliza comida, ropa, etcetera…tanto para uso propio como para la donación a quien lo pueda necesitar -siempre estará mejor que un vertedero-, como por ejemplo el Food Not Bombs, comedores veganos para gente sin hogar y marginados del sistema organizados por variedad de grupos -desde eeuu a europa…-.

El texto está en inglés, pero es corto e interesante. Descargable en el siguiente link

Jeff Shantz – One Person’s Garbage…Another Person’s Treasure: Dumpster Diving, Freeganism, And Anarchy

Extraído de: http://freegan.info/



Atahualpa Yupanqui- Preguntitas sobre Dios by El Contubernio
enero 22, 2009, 12:40 pm
Filed under: > > Fondo Documental, > Música